martes, 16 de noviembre de 2010

Lecturas memoriosas. ..






Últimamente me ha nacido cierta ansiedad por tener constantemente algo que leer, libros por ejemplo, siempre me ha gustado leer pero es como si de un tiempo para acá fuese una necesidad. Sin embargo no por esto leo cualquier libro o cualquier cosa, para que yo realmente lo disfrute, debe ser un titulo o un contenido que capte mi atención, de lo contrario los dejo a medias, tal es el caso del eterno libro de Robinson Crusoe el cual jamás terminé.

El último libro que leí fue “La Mecánica del Corazón” un libro que hace tiempo andaba buscando, hasta que afortunadamente un amigo me lo prestó e increíblemente en cuanto comencé a hojear los primero cantos del libro, éste me atrapo y en cosa unas horas ya estaba casi terminándolo. En lo personal me encantó, narra la historia del hijo de una prostituta que nace el día más frio de la historia, lo que ocasiona que al nacer, el frio congele su corazón provocando que este corra el riesgo de morir. Sin embargo, la partera (que era una especie de doctora excéntrica la cual solía poner prótesis extrañas a sus pacientes para solucionar sus males) tomó un viejo reloj cucú y lo conectó al corazón, de modo que el tic tac de las manecillas ayudase al congelado corazón a palpitar y así salvar su vida.

El pequeño logra vivir y queda a cargo de la excéntrica doctora la cual lo cría, no sin antes advertirle que a lo largo de su vida hay 3 reglas que debe seguir para continuar con viendo: 1) No tocar por ningún motivo las manecillas del reloj, 2) Evitar los corajes y las emociones fuertes y 3) Jamás de los jamases enamorarse. Genial ¿no? Como es de esperarse esto atrapó mi atención volviéndose uno de mis libros favoritos, el cual por cierto les recomiendo ampliamente.

Luego de este libro, buscaba algo más que leer, mi madre insistía en que leyera un par de libros “motivacionales” que solía leer mi papá (por que según ella, soy una persona muy negativa y necesito cambiar eso), pero la verdad es que ese tipo de libros me enferman y lo que más me enferma es que me inculquen lo que debo leer. Sencillamente no funciono bajo presión, lo que me pasó cuando era chico y mi padre me “obligo” a leer “El Principito”, a esa corta edad lo leí forzado y la verdad que el libro pasó desapercibido y en realidad recuerdo muy poco de él, hasta hace 2 días.
Viendo la televisión, salió una entrevista a una actriz de teatro llamada Alexandra “algo” la verdad que no recuerdo. Ésta habló de las obras que ha presentado y de que su favorita fue el Principito y que la frase que más le gustaba de ese libro era una que decía:

“Uno es responsable siempre de todo aquello que ha amado”

En ese instante quedé atontado o más bien paralizado por dicha frase (como ya sabrán, esas cosas cursis siempre me llegan y esta frase en particular, no fue la excepción). Me dije a mi mismo, ¿Cómo es que no recuerde eso de aquel libro? Por lo que me di a la tarea de volverlo a leer, pero no había visto ese libro en años desde la primera vez que me cambié de casa. Abrí cajas aun selladas, busque, busque y busqué sin encontrar nada, por último abrí una bolsa llena de más libros y nada. Algo decepcionado comencé a resignarme, entonces de entre el montón de libros que jamás hojee, vi uno que atrapó mi atención.

De apariencia vieja, parecía forrado por el típico papel tapiz de la casa de las abuelas, color aguamarina y ya algo dañado por los años. “La Tregua” es el título del libro (me parece recordar una película ya vieja de hace algunos años, en la cual participó la veracruzana Adriana Fonseca y que por el hecho de saber esto, jamás quise ver), leí la breve reseña al reverso del libro y habla del diario de un hombre de casi 50 años, a punto de jubilarse, viudo, con tres hijos, y con una tediosa, mediocre y rutinaria vida sin nada en especial, hasta que conoce a una tal Laura Avellaneda, una jovencita de casi la mitad de su edad, la cual hace al mediocre hombre sentirse vivo otra vez.
Así es, me pareció que este libro hablaba solo de alguien deprimentemente normal, sin ninguna gracia y con páginas monótonas y llenas de tristeza y soledad… Es curioso ¿no? Fue justamente esto lo que atrajo mi atención, no por completo, pero si mostré interés. Comencé a hojearlo y en la primera hoja encontré con tinta azul escrita una fecha y una dedicatoria:

Xalapa, Ver. Octubre 18, 1979


“Nadia”


“De aquello que fue y que no fue, y que acaso nunca será. De aquello solo queda el recuerdo y el recuerdo con el tiempo. . . Se olvida.”


Javier Beltrán.


Esta dedicatoria me pareció encantadora, es decir, fue esta misma la que me hizo decidirme a leer el libro. Me fascinó la idea de imaginar que hace tiempo una tal Nadia y un tal Javier (de los cuales no sé nada y mi madre jura jamás haber conocido) fueron novios, que pudieron haberse querido mucho, haber hecho planes a largo plazo y entonces, un día todo acabó. Qué tiempo después, cada quien siguió su vida pero antes, Javier se topó con este libro que tal vez le hizo recordar vivencias y que al final le dejó un mensaje que sentía debía compartir con Nadia, alguien que aunque ya no estaba en su vida, le seguía teniendo ese cariño tan especial que sientes aun tiempo después por alguien que en su momento fue muy importante. Motivo por el cual, este libro fue obsequiado con tan bonita dedicatoria, también pudo ser este el motivo por el cual a lo largo de todo el libro hay frases subrayadas con la misma tinta. Me permití leer algunas de estas y en efecto, son las típicas y entrañables frases que se le graban a uno y que convierten a los libros en piezas memorables.




Ayer decidí comenzar a leerlo y casi lo terminé, es probable que hoy lo acabe de leer y debo decir que aunque aun no sé el desenlace, lo que he leído me ha gustado, no es más que días tediosos, recuerdos del protagonista y un romance. Sin embargo, me ha resultado agradable y me emociono cada vez que veo unas líneas subrayadas, porque me hace saber que viene una frase memorable.



Sinceramente me sorprende que este libro haya llamado mi atención, pero supongo que en el fondo es porque la vida de este hombre representa la vida que me daría miedo tener en un futuro, una persona monótona y solitaria que disfruta de los pequeños placeres de la vida como tomar café mientras mira por la ventana como la gente corre bajo la lluvia intentando cubrirse, teniendo encuentros sexuales casuales con personas a las cuales jamás vuelve a frecuentar y con las que jamás entabla una conversación real o recordar a su fallecida esposa a la cual aun al pasar de los años jamás olvida. En definitiva me aterra acabar así, sin embargo, temo decir que en la actualidad es más que común que la gente termine de este modo, uno lucha tanto por sobresalir que termina opacándose y volviéndose uno más del montón.




















-iz

jueves, 11 de noviembre de 2010


Tomé un tren que no volvía
hacia un mundo de fantasía,
intentando encontrarte y jugando a no olvidarte.
Y si hoy te vuelvo a ver,
miento en nuestro encuentro
finjo que todo esta bien,
que mi vida es mejor que la de Barbie y Ken.

Pero en las noches cuando suspiro
aun siento un vacio y abrazo la almohada,
esa que perfumabas por las mañanas.
Y aunque no se resar, imploro no volverte a soñar.

Tomé un tren que no volvía,
me baje en una estación vacía.
Hoy se que no hay nada, ni una tenue carcajada.
Hoy nos damos la espalda en nuestras vidas separadas.
Si me atacan los recuerdos aun volteo a ver si hay fuego
luego piso las cenizas esperando a un nuevo pasajero.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

I used to feel like this...


I'm sorry we couldnt have breakfast before I left
I hope that the meeting went well
I miss your smile and I miss your company
I'm thinking of you on the train and I'm thinking about you when I'm busy
I like you so much
I like the jumpers you wear
I like your teeth
And I like it when you cut your hair
I like getting drunk on Rose
Dark chocolate, roast dinners
Number one would be indulgence
Sending postcards, drawing pictures
Always remembering
Falling over, banging heads
Holes in both our tights
Bruises, both late
I forget but you always remember
Perfume fresh
Wooden floorboards
Wardrobes, charity shops and tube stops
Sisters, fights, tears and thoughts about the future
But lets stick to the present
Like sellotape wrapped up so tight
I love thinking about you
I've never laughed so hard
Felt so good, like a child
As free as a bird, a naked one
Spray me with the hose when it's too hot in the summer
Sweaty, clammy hands
Holding hands
So much crap in my bag
Too many things but we love keeping things
Letters, pictures, ripped out from magazines
Photos, memories, broken bits of jewelry
I'm convinced that one day I will make this into something cool
Makeup, dress-up
Tear and run down my face
Over my body, through my veins
Make my hair stand on ends
Give me goosebumps, confidence
A secret, I feel safe and warm and I dont want to leave because
I'm back to when I was seven years old
Covered in glitter and smooth lines
Scratch, jump, run, fall and we're back up
Bread, I love eating bread
I love when you draw something and it's not dead
It moves off the page and round people's minds
You make other people laugh
But everything you do could make me cry
I want to feel, be, live, breathe, touch, see, fall, eat
Make glue, rip do, I want to be with you
I havent time for anybody else
I dont wanna be with them
I wanna move to our house in a field
Just tell me when and I'll be there
I'd drop everything for you
You are my best friend
I dont even have a boyfriend
My mind is occupied
My buzz is rocket high
Above the moon and back again
Who I love is you
You are the most unpretentious
The most fun, most exciting
I want to spend most of my time with you
Because you are the most worthwhile
You are the most cute, clever, and stupid
Hungry, energetic, passionate, scared, interesting
Like a film, made up person
I want to drink cream, eat chocolate
Get that nice suprise when the butter is un-salted
Eat salt out of the packet
Scream till I am blue in the face
Meet French people, go to the pictures
Show you my cobbled streets
Meet everybody that you could ever meet
Just so that they know that you are my best friend
And that you belong to me
Yeah, I know you think he's cute and funny
But er, actually he is not an I, he is a we
A united nation of absoloute nonescence
A community, neighbourhood watch
Firestation, theme park, space, time and energy
Talent, beauty, my best friend
They dont love you like I love you
The End.



-KN

martes, 9 de noviembre de 2010

Defectos y virtudes


Hace algunos días durante la clase, un maestro nos pregunto ¿Cómo somos con los demás? Cuando fue mi turno, le dije que en realidad no me gusta hablar de mis “virtudes” porque siento que el juzgarme a mí mismo es muy engreído de mi parte, es decir, cualquiera puede hablar bien de uno mismo pero en realidad, muy pocos nos sinceramos con nosotros mismos. Esto me hizo pensar acerca de mi, ¿qué tanto me conozco? Y después de analizarme bien, me di cuenta que en realidad me conozco mucho, más de lo que quisiera.


Sinceramente, hay muchos aspectos de mi mismo que aunque me agradan también me disgustan. Por ejemplo, soy una persona bastante alegre sin embargo, las personas muy “alegres” no me gradan del todo, me gusta el sarcasmo, las cosas directas y crudas realidades; aun así, no me gusta serlo del todo y la gente muy directa a veces no me agrada. Y es así, como me di cuenta que soy de todo un poco, pero no soy todo de nada, es un tanto confuso para mi mismo porque es como si no tuviera un carácter definido y no sé qué tan bueno o malo sea esto.


No creo ser alguien acomplejado, pero dentro de mí he encontrado complejos que no comparto con frecuencia. Soy una persona bastante sentimental y cursi; y eso me agrada pero la verdad, hay veces que me hostigo a mí mismo. Soy tan sentimental que cualquier cosa puede hacerme llorar, en realidad lloro con frecuencia y es que hasta las películas, libros y canciones pueden deprimirme ya que me identifico con cualquier situación, la haya vivido o no. Supongo que mis neuronas motoras de espejo están a full todo el tiempo y es por eso que me adueño de las situaciones como si las hubiese vivido alguna vez.
En cierto modo esto me angustia un poco, ya que no creo que sea tan bueno ser tan sensible a veces. En una ocasión le pregunte a una psicóloga, porque era posible que tuviera estas sensaciones, a lo cual respondió que esto viene desde el embarazo de mi madre y que probablemente ella sufrió mucho o tuvo mucha nostalgia durante su embarazo y todo eso se vio reflejado en mi.


Por otro lado, hablando de las virtudes me cuesta mucho acertar en que cosas hago bien y en cuales no, siento que hago muchas cosas, tengo creatividad, pinto, dibujo, escribo, actúo, etc. Pero aun así, no controlo ninguna de estas cosas al 100%, ni soy tan creativo, ni pinto tan bien, ni siento que sepa dibujar, ni que escriba grandes obras literarias, ni que amerite un Oscar por mis actuaciones medianamente logradas, me encanta la música y los instrumentos, pero no logro aprender a tocar ninguno, me gusta escribir canciones pero me cuesta ponerles ritmo. En conclusión, después de autoanalizarme durante un rato, termine más deprimido que antes. Realmente ¿seré bueno en algo? ¿Para qué seré bueno en la vida? ¿Y si no soy bueno para nada?


Siento que tal vez en un futuro ni siquiera desempeñe la profesión que me gusta, y esto tal vez sea el motivo por el cual me he alejado mucho de la idea de querer ser “artista”, abandone el teatro y la actuación por la falta de apoyo y lo difícil que es destacar ante los demás, hace mas años aun que abandoné las ideas de tomar clases de canto, deserté del modelaje gracias a mi baja estatura, no he pintado hace mucho por miedo a que a nadie le guste lo que hago, y en la actualidad hago poco de todo y mucho de nada.

¿Me pregunto si alguien con tantos defectos logré algo de su vida? ¿O si alguien se fijaría en alguien con tantos complejos como yo? Porque si hablamos de situaciones amorosas, volvemos a lo mismo, no creo ser alguien tan “feo” pero tampoco tan agraciado, soy de baja estatura, soy demasiado delgado para mi gusto, últimamente me salen más granos en la cara que antes, tengo el pelo maltratado y llevo meses queriendo retomar mi color natural, camino encorvado, odio mi sonrisa, tengo los pies muy grandes, una cicatriz en mi rodilla derecha, etc.


Con tantos defectos mis virtudes comienzan a verse opacadas. Pero entonces pienso, hay gente aun menos agraciada que yo y con parejas (no tan agraciadas, pero enamoradas) y yo, aquí, sentado en la computadora, totalmente solo y esperando encontrar a esa persona especial. Y es que siendo aun más sinceros, soy una persona extraña, con gustos extraños, escucho música que a casi nadie le gusta, me gusta lo que considero bonito aunque para muchos otros sea ridículo, me gusta el arte, leer, el teatro; pero también los antros, las fiestas y amanecer bailando. Entonces es difícil encontrar a gente “afín” a lo que me gusta, cuando me topo con alguien a quien le gusta el arte, no le gustan los antros y si a alguien le gustan las fiestas hasta morir, no le gusta tanto el arte; y cuando encuentro alguien más o menos afín conmigo, resulta ser alguien demasiado extraño para mi gusto, o sea soy extraño pero no freak (eso creo).


Algo que me aterra es estar solo, es decir, disfruto de mi soledad, pero también se me hace vital tener alguien a mi lado y siendo alguien tan cursi como yo, constante mente tengo la necesidad de amar. Actualmente llevo exactamente 11 meses sin una relación, y comienza a estresarme, siento que ya tengo la necesidad de estar con alguien, pero no por eso de conformarme con cualquier persona, ese es otro problema, a veces soy muy quisquilloso con las personas que intentan algo conmigo y eso me hace no definirme por nadie.


Y aunque he encontrado gente especial en mi vida, que me ha hecho llorar de tanto amor que sentimos al momento, después de un par de meses todo acaba y lo peor es que yo tengo la culpa de idealizarme y creer que puedes estar con alguien que amas durante toda tu vida, cuando esta mas que comprobado que el amor solamente dura 6 meses y que lo demás es costumbre. Tal vez me es fácil acostumbrarme a las personas, tanto que cuando todo acaba, me cuenta desligarme de esa persona y me es muy difícil olvidar los pequeños detalles para seguir adelante, más aun cuando es una relación larga, porque siendo sinceros, me da algo de flojera comenzar todo de nuevo con otra relación, acostumbrarte, que esa persona vuelva a conocerte tanto o más de lo que lo hizo la persona anterior, alguien que sepa lo que te gusta y lo que no, que cuando dices: “dos de azúcar” realmente quieres decir 3, que con solo mirarse a los ojos, ya sepa todo lo que quieres decir. Ojalá hubiese un libro donde pusiéramos todo lo que nos gusta y así, al comenzar una nueva relación, la otra persona pudiese conocernos a la perfección; aunque también eso de que la otra persona te conozca tanto, puede ser contraproducente.


En conclusión, este escrito comenzó en algo y terminó en otra cosa, por que como de costumbre, nunca acabo lo que empiezo. Intentando descubrir mis virtudes, descubrí mas defectos y complejos, y analizando mis prospectos y situaciones amorosas, únicamente pude percatarme de que idealizando tanto, soñando despierto y esperando a esa persona “especial” lo más probable es que termine solo y siendo un artista reprimido del montón, acompañado por miles de gatos y guardando pequeños recuerdos de gente que hace años me dejó en el olvido.




iz~

martes, 17 de agosto de 2010

Life is life



La vida esta llena de ciclos, de cambios, cosas nuevas, cosas buenas, malas, giros inesperados, gente nueva, vieja, que vienen, van y unas cuantas se quedan. Durante la mayor parte de mi vida, no sufrí muchos cambios o mas bien no muy drásticos, digamos que estuve en una "zona de confort" donde todo parecía estable (talvez sea eso el motivo de que me cueste mucho adaptarme a los cambios, me aterran un poco y me toma mucho tiempo acoplarme a las nuevas situaciones), sin embargo a raíz del 2009 todo cambió. Irónicamente el 9 es mi numero preferido, y fue justamente ese año en que todo comenzó a cambiar más de lo esperado. Primero hubo enfermedad, problemas económicos y diversas cosas que no había experimentado nunca, aparentemente mi vida se había vuelto un caos, pero fue exactamente en ese caos en el que me topé con algo que me sacó a flote... me enamoré. Y si ya se, suena cursi, pero lamento decirles que así soy, dentro de una serie de problemas en los que me encontraba, el enamorarme fue mi salvavidas y es que aunque también la relación fu bastante dramática (y había mas problemas de los esperados), esa relación me hacía despejarme de todo, olvidar los problemas y confiar en que todo saldría bien, era algo así como la música, que cada vez que te sientes mal recurrimos a ella ( o por lo menos yo lo hago), ella te hace sentir mejor (y en ocasiones peor) pero al final del día, sean cuales sean los problemas, la música es música y siempre se disfruta y era precisamente así como me sentía en mi relación.
Transcurrió todo ese año básicamente igual, sobreviviendo como podía y enamorado ciegamente, pero como todo lo bueno tiene un final y especialmente en mi caso, todo termina siendo un melodrama, acabó, y con el acabó la pequeña linea que me mantenía en pie y mas aun por que aunque el terminar es algo tipico en estos días, no acabó como yo esperaba y hubo mas sangre de la esperada. Sin embargo, tanto lo bueno como lo malo, suceden por algo y aunque mucho tiempo estuve por los suelos, salí adelante y con ello, mis problemas personales también.
Y así se habían mantenido los siguientes meses, durante los cuales noté muchas cosas, buenas y malas, me di cuenta de que este tiempo "solo" he disfrutado cosas que no hubiese podido disfrutar o realizar si hubiese continuado mi antigua relación, supongo que a pesar de todo fue algo bueno eso de la separación o mas bien, llegó en un "buen momento" por decirlo asi, aunque desafortunadamente tenga que aprender eso del peor modo.
Y justamente cuando comenzaba todo a ser estable de nuevo, a reanudar su curso, la vida dio mas vueltas y no quedó mas que acoplarnos de nuevo. Nueva escuela, algunas amistades nuevas, gente que había reaparecido en mi vida, volvió a desaparecer y algunas amistades se alejaron cuando mas las sentía cerca, y ¡claro! para completar los cambios generales, también cambio de casa.
Ayer justamente comencé a medio empacar las cosas, y aunque estaba solamente comenzando encontré 2 o 3 cosas que me dieron nostalgia, no cabe duda que uno nunca sabe lo que tiene, hasta que se cambia de casa. Ahora tengo un poco de nervio al saber que debo seguir empacando, mas que nada por que temo romper a llorar mientras lo hago. Y es que hay muchos recuerdos tanto buenos como malos, hay unas cuantas cosas de las que me tengo que deshacer, pero no se si estoy listo porque especialmente yo, vivo de recuerdos, los que me conocen lo saben, siempre cuento historias o anécdotas, siempre recuerdo para poder seguir aunque aveces el recordar sea lo que mas me lastime.
Sin embargo, agradezco todo lo que me ha pasado, lo bueno y lo malo, la gente que me ha hecho bien y la que me ha hecho mal, por que todo eso me ha ayudado a crecer a seguir adelante, a vencer mi fobia a los cambios, mirara hacia adelante, seguir mi camino, y claro, también a amar de verdad aunque al final te lastimen, por que al final del día siempre es bueno agradecer todo y brindar por los viejos tiempos que aunque nos hagan sufrir, siempre es bueno tomar en cuenta que en algún tiempo fueron lo mejor que podíamos experimentar en esos momentos y que a pesar de todo siempre estarán ahí, para bien o para mal.



P.D.: No escribo esto para nadie en especial, de hecho ni siquiera espero que alguien lo lea, si lo leen gracias, y si no, no importa, de cualquier modo lo escribí para mí, para tener presente muchas cosas que un tiempo olvidé.



-iz~

jueves, 6 de mayo de 2010

Narración Parte Final

Como era de esperarse no pude conciliar el sueño, y ella seguía en un estado casi catatónico, pasé la madrugada pensando al respecto, lamentándome por haberme enamorado de semejante creación, aunque ahora todo tenía sentido, encajaban las piezas, por fin le encontraba una razón a las distintas rarezas de mi metálico amor, esta locura solamente apuntaba a que me quedaría soltero, después de todo aparte de mí, solo se habían escuchado unos cuantos testimonios públicos de gente que se había enamorado de robots y las consecuencias habían sido terribles, un par de ellas terminaron con finales trágicos y con asesinatos de celos causados por un supuesto romance de los implicados con sus diferentes electrodomésticos, y bueno solo un caso había terminado medianamente bien, que era el de el Sr. Yoko Da Gamma y su robot de quehaceres domésticos llamado Naranja, los cuales vivieron muchos años felices hasta que Naranja debido a las recientes tormentas de sal, adquirió una especie de osteoporosis que oxidaba rápidamente sus partes, y para su mala suerte, habían descontinuado su modelo por lo cual murió lentamente al mismo pasó que el Sr. Da Gamma se fue debilitando por la edad y ambos murieron casi al mismo tiempo, enamorados sin importar las condiciones. Pero conociéndome, lo más probable sería que mi caso no terminase tan bien, después de todo yo nunca he tenido suerte en el amor.

Los minutos parecían horas, miles de cosas venían a mi mente, “si, es un robot pero la amo además es el robot más hermoso que alguna vez pude haber imaginado, gracias a ella había dejado atrás mi tormentosa relación y si, tal vez esta relación tampoco era perfecta por esas pequeñas cosas que no me agradaban de su comportamiento pero pues ¿que podría esperarse de u
n robot?”- Y entonces mi mente se iluminó- “¡Eso es! ¡Un robot! ¿Ellos se pueden programar no?” Una idea mejor no pude haber tenido, si no me gusta su forma de ser, la podría transformar sin problemas, modificarla a mi gusto y así estar juntos y felices, después de todo tal vez no había sido tan malo enamorarme de ella.

Y entonces amaneció, ella despertó justamente a las 8:00 en punto, me vio sentado en un rincón de la capsula y preguntó: “¿Está todo bien?” –Asentí con la cabeza y exclamé- “Jamás pudo haber estado mejor”. No le mencioné nada de lo sucedido durante la noche, pero la invite a vivir conmigo y le dije que estaría con ella sin que nada más importara. Desde entonces cada noche mientras duerme, abro su panel trasero y cambio un p
ar de cables, la vuelvo a programar y me gusta más que antes y es que me he dado cuenta de que prefiero el metal porque así me es mucho más fácil de manipular el amor y así es más difícil que me puedan lastimar.
Actualmente disfruto cada momento a su lado, jamás le dije que descubrí su secreto, he comprado miles de refacciones por si acaso se oxida, tenemos pláticas mas entretenidas e inclusive junto a ella he vuelto a inventar cosas, como un reloj que te dice la hora real de la tierra, después de todo, ¿Cómo sabes que la hora que tiene tu reloj es la hora verdadera?






FIN.






-
Aqui acaba mi narración, si alguien leyó, espero le haya gustado!
un saludo.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Narración 3a. Parte!


Sentía haber encontrado a la novia perfecta, educada, simpática, un poco fría pero atenta, sin embargo, algo en ella me parecía un tanto extraño, me costaba averiguar que era pero tenía la impresión de que me ocultaba algún secreto. Traté de demostrarle mi confianza, le confesé algunos secretos, como esa vez en la que mientras corría para ejercitarme por las cercanías de Alpha port*, unas enormes ganas de de ir al sanitario me invadieron en pleno recorrido, desafortunadamente en esa zona los baños se encuentran más que lejos y por más que traté de resistir, el proceso digestivo terminó su labor ahí mismo, dentro de mi ropa interior que ni con toda la tecnología del mundo, pudo opacar el olor y bueno, las evidentes manchas. Sin embargo, al escuchar esto, solo emitió unas cuantas carcajadas y evadió su turno para contar algo sobre ella, esto sucedió una y otra vez y mientras yo más me enamoraba, mas quería saber de ella, pero siempre se mostraba tan fría y un tanto distante lo cual me hacía por momentos el desear que fuese distinta. Mi abuela siempre decía que cuando amas a alguien, se le debe aceptar tal cual es, con defectos y virtudes y si algo de esa persona no te gusta o deseas cambiarlo, entonces tal vez te estés equivocando con esa persona, aun así sabía yo que algo en ella me haría amarla cada vez mas.


Una noche después de nuestra visita a los campos para deportes extremos en realidad virtual, llegamos exhaustos a mi capsula, charlamos un poco y cuando disponía a retirarse, una de las ahora tan comunes tormentas de sal se desató y parecía que duraría toda la noche. Debido a esto, ella se vio forzada a pasar por primeras vez la noche conmigo.

Gracias al poco espacio con el que ahora contamos dentro de nuestras capsulas, no quedó más remedio que dormir juntos, lo cual, por algún motivo parecía incomodarle, tal vez pensando que esto implicaría el llevar nuestra relación un paso más adelante, sin embargo, suelo ser muy respetuoso así que, notando su nerviosismo me dispuse únicamente a dormir.

Entrada la madrugada una serie de sonidos extraños me despertaron, asustado pensé que alguno de los reguladores de presión atmosférica se había dañado, lo cual tomando en cuenta la tormenta de sal que azotaba los alrededores, esto podría ser muy peligroso, sin embargo noté que los sonidos venían de muy cerca, es mas, provenían de entre las sabanas biodegradables, las levanté cuidadosamente tratando de no despertar a mi amada y entonces vi algo, una serie de chispazos que provenían de su espalda. Desconcertado, encendí la luz para descubrir que ocultaba algo bajo su ropa, una especie de sonido de sorpresa seguido de un grito ahogado escaparon de mi ser, había algo ahí, era como un ecualizador con luces audiorítmicas que parecían subir y bajar al compas de esos extraños sonidos que intuí, eran una especie de ronquidos emitidos por mi hermosa acompañante. ¿Qué tienes ahí? -exclame, con una voz quebrantada-, hubo un silencio y no obtuve respuesta, “¿no piensas responder? ¿Te harás la dormida? ¡Anda! ¡Dime que ocultas!”, trate de despertarla pero fue inútil, parecía estar completamente dormida, mis gritos o intentos por llamar su atención eran en vano. Tenía que llegar al fondo de esto, así que tomé unas pinzas de largo alcance y levante su blusa lentamente hasta descubrir su espalda, cuál sería mi sorpresa al descubrir una especie de panel de control en su espalda, todo esto era demasiado descabellado no podía ser cierto, es decir, ella no era real, era una especie de androide, no sabía que pensar puesto que la amaba pero ¿cómo podría yo enamorarme de un robot? Entonces ¿era esto lo que yo sentía que ocultaba? ¡No podía ser cierto! Yo esperaba algo más simple no sé, que aun viviera con sus padres, que fuese una especie de monja asesina fugitiva, que traficara órganos para venderlos como lujosos adornos para el hogar, que se comiera las uñas de los pies o inclusive ¡que tuviera verrugas en la espalda! Pero esto, esto era mucho peor.





C O N T I N U A R A . . .


-si aun no acaba hahaha mañana publico la otra parte!

martes, 4 de mayo de 2010

Narracion 2da. Parte!

... Me deprimió aun más ver mi poca falta de voluntad, pasé un par de días meditando al respecto, culpándome, culpándola a ella, aun sabiendo que en el fondo la culpa la teníamos los dos por haber echado todo a perder. Un buen día me decidí a salir, distraerme no me caería nada mal así que tome mi deslizador y me dirigí al centro comercial. Estando ahí, di un par de vueltas y me decidí comprar un par de de lo que antiguamente conocían como “discos” en una extraña tienda de antigüedades. Son increíbles las cosas que uno puede encontrar en esos lugares, yo tan solo pensaba encontrar discos, sin embargo, la encontré a ella, sosteniendo un disco de los “Backstreets Boys”, mirando fijamente el aparador. En cuanto mis ojos se posaron en ella, sentí una enorme necesidad de hablarle, caminó rumbo a la salida con un extraño contoneo y en mi desesperación por cruzar palabras solo alcancé a decir: “¿me das tu hora?”, un brusco movimiento de su rostro me tomó por sorpresa y con una voz acartonada dijo: “12:30 horas”, le siguió una sonrisa forzada y continuó su camino, miré la hora en mi TX54* y marcaba las 12:33, -“está mal la hora”-respondí, se detuvo un momento y exclamó: “está mal la tuya también, realmente nadie tiene la hora real”, dicho esto, siguió su camino. Por alguna razón, algo en ella me había parecido muy interesante, como si me invitase a querer saber más de ella, no lo pensé dos veces y la invité a tomar unas píldoras suplementarias de café que tanto están de moda, después de aceptar me tomó fuerte del brazo y entramos a la primera cafetería que estaba cerca.
Y así, pasaron las horas, cada vez me interesaba más en ella, tenía algo misterioso que me costaba descifrar, no hablaba mucho, respondía concretamente a todo y parecía jamás aburrirse de mí, por un momento me hizo olvidar ese viejo amor y sentirme bien, como hacía meses no me sentía. Salimos un par de veces más, visitamos un unas cuantas estaciones espaciales, planetas cercanos, le obsequié un sol en miniatura que le traje del cinturón de Orión, unas cuantas flores tornasol que cambiaban de color según su estado de ánimo, quería darle todo. Al cabo de unas semanas, me había enamorado de ella y ella de mí, comenzamos una relación y eso me hizo más que feliz.






C O N T I N U A R A . . .





-Mañana pondre la tercera parte y asi, si alguien de casualidad la ha leido, pues mil gracias!
un saludo.